Tras la frágil apariencia de las mariposas

Las mariposas
Solo frágiles en apariencia

Tras la frágil apariencia de las mariposas

José Enrique Piñango B.
Fotografía: Levin

Detrás de su hermosa, colorida y frágil apariencia, las mariposas esconden asombrosas habilidades de sobrevivencia y engaño para sus depredadores. La interrelación entre estos insectos y sus plantas hospedadoras es muy estrecha y ha operado por millones de años.

Las mariposas transportan el polen de las flores a diversas plantas, con lo cual contribuyen con la polinización. Forman parte de la cadena alimentaria de los seres vivos. Y son valiosos indicadores de la biodiversidad de los ecosistemas en que habitan.

Una colorida amalgama nos obsequia el Jardín Botánico de Caracas. Un lienzo saturado de frondosos verdes y estoicos marrones en el que las mariposas compiten con las flores en vivacidad y gala. Estos hermosos insectos son uno de los grupos de animales más fáciles de observar en las áreas verdes de nuestra agitada ciudad capital.

Interrelación mariposa-planta

Las mariposas pertenecen al orden Lepidóptera (Lepis: escama; pteron: ala), por la presencia de unas diminutas escamas en las alas que les proporcionan sus espléndidos colores. Los lepidópteros son herbívoros y cada especie de mariposa se alimenta de un reducido grupo de especies vegetales, que le proporcionan tanto alimento para el insecto adulto o sus larvas, como un sustrato para la ovoposición. La interrelación entre las mariposas y sus plantas hospedadoras es muy estrecha y ha operado por millones de años. Para designar este extraordinario proceso, los científicos acuñaron el término coevolución. Este concepto está ilustrado en las familias de plantas Passifloraceae (parchitas y pasionarias) y Solanaceae (tomates, pimentón, ajíes entre otras) que han evolucionado a la par de sus contrapartes, las mariposas pertenecientes a las subfamilias de mariposas Heliconiinae ((mariposas heliconios y parchiteras) e Ithomiinae (vidriecitos y tigritas), respectivamente.

Una de las principales razones para el asombroso éxito evolutivo de los lepidópteros, relacionado con su diversidad y la heterogeneidad de los ambientes que han conquistado, reside en su capacidad para explotar distintos nichos ecológicos durante su corta vida y a su potencial de dispersión que les permite el vuelo. Son Insectos holometábolos, es decir presentan una metamorfosis completa en la que se observan los siguientes estados biológicos: huevo, larva, pupa y adulto.

El color como arma de defensa

El deleite visual ofrecido por las mariposas diurnas no es gratuito. Sus llamativos patrones de coloración han sido el resultado de millones de años de selección natural, en el que los colores han desempeñado un rol protagónico en los sistemas de comunicación visual entre las mariposas y sus depredadores. Algunas especies de mariposas presentan una coloración muy llamativa o de advertencia, en la que predominan combinaciones contrastantes de naranjas, amarillos, negros y blancos. Por ejemplo, las larvas de la mariposa Monarca, Danaus plexippus, son capaces de metabolizar compuestos tóxicos secundarios de una de sus principales plantas hospedadoras, Asclepias curassavica (lecherito). Tanto los adultos como las larvas de esta especie están protegidos químicamente por algunos componentes de su dieta larvaria, de modo que estos animales tienen un sabor poco apetecible para sus depredadores, generalmente pájaros. Estas experiencias traumáticas suelen dejar un impacto en la memoria, por lo que las aves que sobreviven al hecho de alimentarse de estos insectos, evitan a futuro, cualquier otro encuentro con estas mariposas. Otras especies de lepidópteros, al no poder obtener una protección química a partir de su dieta, han optado por el mimetismo imitando especies tóxicas en su coloración y comportamiento. Pero, si de la imitación se trata, estos insectos han alcanzado cotas inimaginables de maestría al adoptar patrones alares que los confundan con cortezas de arboles u hojas secas.

Las mariposas no son atraídas por todas las flores, visitan las plantas que les ofrezcan una abundante recompensa en néctar y que posean una arquitectura floral que les permita posarse mientras desenrollan su alargado aparato bucal. Entre las especies de plantas más visitadas por estos insectos en el valle de Caracas se encuentran el cariaquito anaranajado y distintas especies de asteráceas como Thitonia (rayo de sol rojo), Zinnia (Cuarentona) y Cosmos (Cosmos).

Las mariposas no son solamente estilizados y delicados insectos que estimulan nuestros sentidos. Son organismos de un extraordinario valor ecológico, que representan un ítem esencial de muchas cadenas alimentarias y contribuyen como agentes polinizadores de un gran número de especies de plantas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *