Récords mundiales de las plantas

En cada celebración de los Juegos Olímpicos atletas de todo el mundo establecen nuevos récords en las diferentes especialidades y categorías deportivas. Al igual que en los seres humanos, varias de las plantas también son poseedores de récords mundiales, muchos de los cuales iremos dando a conocer en esta serie de reportajes.

5.1.2

Las plantas más grandes del mundo
Antes de dar a conocer la planta ganadora en esta categoría, es necesario aclarar la diferencia entre grande y alto, que son dos cosas muy diferentes. Cuando se habla de algo grande se está hablando de su tamaño, o sea, no sólo de su altura, sino también del ancho y la profundidad, es decir, el volumen o cantidad de biomasa que representa. Así el árbol de Secuoya (Sequoiadendron giganteum) conocido como General Sherman en el Parque Nacional de las Secuoyas en Estados Unidos, es el árbol más grande del mundo con un volumen estimado de 1.487 m3, equivalente a toda el agua que cabe en una piscina olímpica de 50 m. Este árbol tiene aproximadamente entre 2300 a 2500 años de edad, ha estado viviendo desde antes del nacimiento de Cristo, lo que le ha permitido alcanzar una altura de 84 m y diámetro de tronco en su base de 7,7 m.

Con su altura, sin embargo, el General Sherman no es el árbol más alto del mundo que haya existido. De acuerdo a los registros, este record le corresponde a un Fresno de Montaña o Gomero Gigante (Eucalyptus regnans) que crecía en el estado de Victoria en Australia, midió 132,6 m. Entre los árboles vivientes, actualmente el que sostiene el record es llamado Hyperion, una Secuoya Roja o Secuoya de California (Sequoia sempervirens) que crece en el Parque Nacional Redwood en Estados Unidos. El Hyperion tiene 600 años de edad y mide 115,61 m, igual a un edificio de 35 pisos.

 

La más grandes y altos en Venezuela
Desafortunadamente en el país no contamos con representantes de Secuoyas para poder admirar su grandeza, pero varios representantes del género Eucalyptus de Australia fueron introducidos en el Parque Nacional El Ávila en los años 60, con fines de reforestación. La especie más común sembrada es el Eucalyptus globulus, que puede llegar a tener hasta 100 m de altura, haciéndolo potencialmente el árbol más alto que crece en el territorio nacional.

Entre los árboles venezolanos, destaca el Niño (Gyranthera caribensis) que alcanza 64 m de alto y un diámetro del tronco de hasta 1,5 m. El Niño crece exclusivamente en Venezuela, en los bosques nublados de la Cordillera de la Costa, sobre todo en el Parque Nacional Henri Pittier, en el estado Aragua. El sabio suizo a quien se le dedicó el nombre del mencionado parque fue el mismo que bautizó el Niño con su nombre científico. La próxima vez que el lector esté viajando hacia las playas de Choroní y vea a su derecha un árbol alto sobresaliendo entre toda la vegetación, tal vez esté viendo el Niño. 

Las más pequeñas
Las plantas más pequeñas del mundo pertenecen al género Wolffia, y se encuentran flotando en la superficie de tranquilos arroyos, lagunas y estanques. Uno de sus representantes más pequeños Wolffia angusta, mide 0,6 mm de largo × 0,33 mm de ancho, es tan pequeña que unas cinco plantas de éstas caben dentro del "ojo" de una aguja de coser. Wolffia angusta no crece en Venezuela, pero otros representantes de la familia Lemnaceae a la que pertenece, sí crecen en el país.

La situación que se presentó en el lago de Maracaibo en 2004 por la proliferación de la Lenteja de Agua (Lemna obscura) debido al crecimiento descontrolado de esta planta causó problemas de navegación que afectaron principalmente a los pescadores locales y malos olores por las plantas descompuestas acumuladas en la costa del lago.

Como dato curioso, Wolffia brasiliensis que fue descrita de Brasil y crece también en Venezuela. En su hábitat natural brasilero se le puede encontrar junto a Victoria amazonica, la planta con las hojas más grandes del mundo. Actualmente se encuentran en exhibición en el Jardín Botánico de Caracas ejemplares de Victoria amazonica, la cual, con sus hojas circulares flotantes de hasta 2,5 m de diámetro, puede sostener hasta 45 kg de peso sin hundirse, razón por la que a menudo aparece fotografiada con un bebé sentado sobre ella, con las hojas intactas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *