Los riesgos de ser tortuga

  • PDF

María Eugenia Gil Beroes 

 

La vida de las tortugas está llena de peligros, su ciclo de vida es mucho más largo que el nuestro. Su travesía por  los mares y océanos,  se ha convertido en un maratón de obstáculos.  Cada km nadado es un km sobrevivido. Su estrategia reproductiva se basa en una gran cantidad de huevos por nido. Desde la colonia y quizás antes, su carne y sus huevos han sido un alimento para muchas especies incluyéndonos. Sus caparazones  fueron utilizados para hacer objetos decorativos. Su aceite fue combustibles para las lámparas. Por eso hoy están en peligro de extinción.  La recuperación de sus poblaciones es un todo un reto a largo plazo que  contempla la participación de muchas personas, organizaciones y gobiernos alrededor del mundo. En Venezuela una de las asociaciones civiles que ha decido encarar este reto es  CITMAR el Centro de Investigaciones de Tortugas Marinas que trabaja  en las playas de Paria, concretamente en  Cipara desde 1999  y Querepare   desde 2002. Hedelvy Guada bióloga egresada de la Universidad Central de Venezuela es quien coordina el trabajo para apoyar la vida de estas viajeras planetarias en sus primeros centímetros de vida

El leitmotiv de Hedelvy Guada

“Hace como 20 años conocí el trabajo que se estaba haciendo en Isla de Aves con estos animales. Me maravillé, me fasciné y mi vida cambió. Las tortugas se convirtieron en mi leitmotiv. Cuando ves a una tortuga que está segura  y protegida en su ciclo de desove, hay una satisfacción muy grande. Cuando sabes que has contribuido a que personas se interesen en el tema es otra satisfacción y si logras motivarlos a que hagan buena conservación pues mejor. No es lo mismo hacer simplemente conservación, hay que hacerlo bien,  tratamos de promover buena ciencia y buena conservación para tratar de recuperar algo de la poblaciones, porque sabemos que nunca vamos a llegar a los números de la colonia”.

 

Un pequeño nido sólido

A la pregunta de cuantas tortugas ha logrado salvar el trabajo de CITMAR, Hedelvy nos explica que hablar de logros en números es algo que aún no se puede hacer, aún es muy temprano para hacerlo porque la Tortuga Cardón (Dermochelys coriácea), especie con la que se fundamentalmente se distingue el trabajo de Citmar, es una de las que más tarda en crecer: “a  las tortugas les toma de 20 a  25 años para llegar a la adultez. Lo que puedo decir es que con los años hemos incrementado  el número de tortuguitas liberadas. Si sumamos todos estos años hemos liberado más 90.000 mil crías, que nos da mucha alegría; pero cuando tu sabes que sólo una de cada  mil a diez mil, va a llegar a ser adulto ya no te alegras tanto. Nosotros protegemos las nidadas, hay un sitio de protección y anidación. Hemos marcado casi 1.100 hembras de tortugas cardón. Tenemos cerca de 100 personas capacitadas en el proyecto y más de una docena de trabajos entre pregrado y post grado y muchas pasantías.  En las playas en que trabajamos ya no hay saqueos por parte de los lugareños porque ellos son parte del proyecto, cuando ocurre alguno lo hacen personas que no son de allí. Cada tortuga hembra, adulta, que llega a la playa es identificada por una placa metálica y los tortuguillos son liberados apenas nacen y tratamos de hacer la menor intervención posible. Es posible que nuestro trabajo sea como un pequeño nido y que en nuestro tiempo de vida no lleguemos a ver todos los frutos pero es sólido y la apuesta es a largo plazo como el ciclo de vida de las tortugas”. 

 Adriana Humanes Schummann Adriana Humanes Schummann

 

REDES SOCIALES y REVISTA IMPRESA


facebook-white-tiny   twitter-white-tiny   pinterest-white-tiny      ambitus-impresa

logo-planeta-vital1

Designed by ZuritaWebDesign